Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
Blog Experto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Noticias
Zarlene
 




 
Hermenegildo Galeana


 

Hermenegildo Galeana

(1762-1814)

Nació en Tecpan, en el estado de Guerrero (más adelante, y en su honor, Tecpan de Galeana, en el actual estado de Guerrero), un 13 de abril de 1762. Sus progenitores, se sabe, que era descendiente de un marino inglés que con otros compatriotas había naufragado en la Costa Grande (el sur de Acapulco).

Durante mucho tiempo Galeana trabajó, en la Hacienda del Zanjón, que era propiedad de su primo hermano Juan José Galeana, dedicándolo a las faenas agrícolas para las que mostró afición; allí permaneció algunos años y contrajo matrimonio, pero habiendo quedado viudo a los seis meses no quiso volverse a casar, y cuando estalló la revolución de Dolores era un labrador acomodado, en la fuerza de su edad, que vivía descansadamente en Tecpan en compañía de sus hermanos, primos y sobrinos.

A la llegada de José María Morelos a Tecpan, el 7 de noviembre de 1810 con un corto ejército mal armado, sina artillería ni caballería, pero medio disciplinado y animoso; se le unieron Juan José, Antonio y Pablo Galeana pero no hermenegildo.
Los admitió en sus filas así como el donativo de algunas armas y de un pequeño cañón llamado "El Niño", primero que tuvo Morelos y que, habiéndolo comprado a un buque inglés que llegó por aquella costa, les servía para hacer salvas en las funciones religiosas.

Hermenegildo se unió a las fuerzas insurgentes a principios de enero de 1811, en la Sabana.
Cuando Morelos pudo apreciar bien a Galeana, fue el 29 de marzo de 1811 en el campo de los Coyotes, donde por la enfermedad del caudillo mandaba a los insurgentes el coronel Hernández que la víspera de la acción huyó vergonzosamente del lugar de la batalla: los soldados en el momento del conflicto eligieron por jefe a Galeana, que sin atrojarse empezó a dar sus órdenes como si fuera un jefe consumado y obtuvo la victoria.
Fue nombrado por Morelos su lugarteniente y lo comisionó para buscar aliados y pertrechos. Fue así como llegó a Chichicualco, donde se unierón a la insurgencia de los bravos: Leonardo, Miguel, Víctor, Máximiliano y Nicolás.

En compañía de Morelos y otros jefes insurgentes, entró en Cuautla el 9 de febrero. Se distinguió en el sitio que Félix María Calleja puso a esta población, con diversas acciones para conseguir agua, víveres y auxilio. El 30 de abril, Félix María Calleja envió a Morelos, Galeana y Miguel Bravo un indulto, pero no lo aceptaron. El sitio fue roto por los insurgentes la madrugada del 2 de mayo y Galeana se dirigió a Tecajaque y de ahí a Chilapa. Morelos lo nombró mariscal el 12 de septiembre en Tehuacán.

Al regresar a esta ciudad con Morelos, fueron ambos derrotados por Porlier y Luis del Águila en Ojo de Agua el 18 de octubre. Galeana participó en la toma de Orizaba el 28 de ese mes, y el 1 de noviembre nuevamente fue derrotado, junto con Morelos, en las cumbres de Acultzingo, y estuvo a punto de perder la vida al caer muerto su caballo.

Participó en las tomas de Tixtla, Chilapa, Tlapa, Tepecoacuilco, Taxco y Tenancingo, resistió al lado de Morelos el sitio de Cuautla. Participó en los ataques de Tehuacán, Orizaba y Oaxaca.

En 1813 se distinguió en la toma del castillo de Acapulco.
La gente lo llamaba "Tata Gildo", entre él y José María Morelos se formó una firme amistad e incluso arriesgó su vida por salvar la del Cura de Arácuaro.

Galeana participó activamente en el largo asedio del castillo de San Diego y se ocupó de organizar la toma de la Roqueta y de la goleta "Guadalupe", llevadas a cabo por Pablo Galeana la noche del 8 de junio. Después recorrió la Costa Rica, y a principios de diciembre se reunió con Morelos en Cutzamala.

Tomó parte en el ataque a Valladolid el 23 de ese mes, donde atacó la Garita del Zapote. Después de la derrota, pasó con los demás insurgentes a Puruarán, donde de nuevo fueron derrotados el 5 de enero de 1814. De allí se dirigieron a Zirándaro y Coyuca. Refugiado en la hacienda del Zanjón, Galeana fue atacado por Avilés, pero logró rechazarlo. Puesto bajo el mando de Juan Nepomuceno Rosáins fue derrotado con los Bravo y con Guadalupe Victoria en Chichihualco, el 19 de febrero.

A disgusto por estar bajo el mando de Rosáins, Galeana pensó en dejar el movimiento. Morelos le encargó la defensa de El Heladero, y a fines de marzo fue sitiado allí por realistas, y desalojado el 6 de mayo. Se dirigió a Cacahuatepec. Pasó por Texca y Tixtlancingo, y a fines del mes logró rechazar a Avilés en Cacalutla. El 25 de junio llegó de nuevo a la hacienda de Zanjón. De allí se dirigió a Coyuca, pero sufrió un nuevo ataque de Avilés y muere asesinado el 27 de Junio de 1814 a manos de las fuerzas realistas españolas.

Su cabeza estuvo expuesta en la Plaza de Coyuca y luego en la puerta de la iglesia de San Miguel. Su muerte hizo exclamar a Morelos: "¡He perdido mis brazos!" . Refiriéndose a Galeana y a Mariano Matamoros, fusilado el 3 de febrero del mismo año.

El estado de Guerrero le dedicó una estatua en el paseo de la Reforma, obra del malogrado escultor Jesús Contreras, que fue descubierta el 5 de mayo de 1898.

Heriberto Jara | Ignacio Allende

Nuestros Héroes - Historia de México

Envia esta página a un amigo



 
 

Zona de comentarios


Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
Blog Experto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Pronósticos
Traductores

Política de Privacidad    Patrocinadores    Sitio desarrollado por CAD SA de CV    Anúnciate aquí    Sitio hospedado en...